Inicio » ARTE » LA PINTURA RENACENTISTA

LA PINTURA RENACENTISTA

 
Hoy quiero invitarles a admirar seis obras maestras del Renacimiento, movimiento artístico que, como todos saben, nació en Florencia durante el siglo XV y desde allí se extendió por toda Europa. Si visita Florencia, podréis admirar con toda su plenitud lo que significó esta etapa para la historia del arte. Porque son un poco menos conocidas, os he seleccionado dos obras encantadoras de Rafael y Tiziano. Las madonas de Rafael son, en general, obras dotadas de una gracia y candor impresionantes. La que os muestre aquí es “La Madona del Gran Duque”, que se encuentra en la Galería Pitti, donde también se puede contemplar el retrato de un joven inglés, conocido como “El joven de los ojos glaucos” (Tiziano), en honor a sus ojos, que son de un verde tan claro que parecen transparentes.
 
En el Museo del Prado se encuentran dos cuadros fundamentales de la escuela flamenca renacentista, como son “El jardín de las delicias”, del pintor neerlandés El Bosco, y “El descendimiento”, de Van der Weyden. Son dos obras maravillosas, que constituyen, sin duda, dos de los tesoros más valiosos de dicho Museo.
 
Otro gran artista del Renacimiento es El Greco, autor de un buen número de cuadros inolvidables, entre los que destaca “La expoliación de Cristo”, conservado en una capilla de la catedral de Toledo. La túnica es de un rojo tan vivo que parece salirse de la tela.
 
Finalmente, cabe destacar Grünewald, gran artista que, junto a Durero, son los pintores alemanes más exitosos de la Renaixença. Uno de sus cuadros más originales es “La tentación de San Antonio”, que en su época seguramente aterrorizar a las almas más cándidas, ya que representa las tentaciones en forma de seres monstruosos, quimeras zoomórficas que sacuden el santo, la estiran los cabello y atormentan con su visión. Hay un indudable parentesco entre el cuadro del pintor flamenco El Bosco y el de Grünewald, aunque el de este último parece más diabólico, producto de una alucinación alborotada, mientras que en el “jardín” del neerlandés domina el enigma y cierta lúcida locura.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s