La música de Wagner

taganana

716TrTCp0+L__SL1500_

La música de Wagner te hace parte de un viaje en coche cama, atravesando con sus pentagramas fronteras de países, cruzando apeaderos vacíos de nombres impronunciables, un viaje sin reloj y en la litera superior dos enamorados, Tristán e Isolda, abrazados como si avanzáramos hacia un muro, que es la luz del día. Pero sigue la noche y Wagner aún compone y sufre y se enamora de cada mujer y pide dinero y sabe que nunca lo devolverá. Todo eso es Wagner: transgresión de los límites, movimiento, emoción fuera de la cordura. Un estado de alerta permanente.

Gracias al texto anterior he ganado el primer puesto del concurso Wagner de El País. El premio, para desgracia de mis vecinos, es una caja de 43 discos con las óperas completas de Wagner.

Si uno se escribe para sí mismo, le es raro y hasta incómodo saberse leído, como una intimidad asaltada…

Ver la entrada original 172 palabras más

Anuncios

Escuchar música clásica aumenta la inteligencia

Grupo de cámara Acantun

(Publicado en La Razón, 12/3/2013)

Para muchos es conocida la relación que existiría entre la música clásica -junto con el aprendizaje de instrumentos musicales- y el desarrollo de una inteligencia superior. Se trata del famoso “efecto Mozart”, una idea que se popularizó en la década del 90, de acuerdo a la cual escuchar al famoso compositor austríaco del siglo XVIII incrementaría notablemente la inteligencia.

Ver la entrada original 167 palabras más

Stravinsky, el genio hipocondríaco

Grupo de cámara Acantun

En 1926 Igor Stravinsky escucha a su hijo de 10 años, Soulima, una pieza para piano de R. Schumann. Cuando termina la interpretación le dice: ‘’tu profesor no sabe nada de Schumann. Él debería enseñarte a tocar mis piezas. Yo te enseñaré a tocar a Schumann…’’. Esta anécdota continúa con la composición de duetos para piano para poder tocar con su hijo.

Ver la entrada original 561 palabras más

Contra la violencia, la música

Grupo de cámara Acantun

La policía del suburbio Wantirna South, en Australia, ha iniciado a un experimento para dispersar a grupos de jóvenes alborotadores a las afueras de un centro comercial.
En la parada de camiones de ese centro se reúnen de manera habitual grupos de jóvenes. La policía ha estado recibiendo quejas de que estos estudiantes se reúnen en la parada a insultar a las personas que van de compras al centro comercial.

El sargento Darrell Powell declaró que los visitantes constantemente se encuentran intimidados por las palabras y conducta de los jóvenes, así que se les ocurrió poner música clásica para alejarlos.
Las autoridades de este suburbio, situado en Melbourne, tienen la hipótesis que las composiciones de Bach, Mozart y Beethoven conseguirán que los jóvenes se vayan y dejen de molestar a los visitantes.
Este curioso método de dispersión se aplicó en una estación de tren en otra parte del país, donde…

Ver la entrada original 4 palabras más

Composiciones con sobrenombre

Grupo de cámara Acantun

partitura2Infinidad de obras musicales llevan un sobrenombre por el que todos las conocemos, pero en muchos casos esta denominación no le fue dada por su autor sino por otras personas, por diversos motivos, a veces muy curiosos.

Bach

Las suites para clave llevan el sobrenombre de francesas, inglesas y alemanas. En el manuscrito del preludio de la suite aparecía la indicación ‘’al estilo inglés’’, lo cual fue tomado como una indicación para toda la suite. Se cree que las suites francesas se denominaron así por su estilo más ligero que el resto, siendo más afines al estilo de Couperain. En cuanto a las suites alemanas puede ser que por seguir la tradición de las otras dos suites o por que el término alemán empleado por Bach, ‘’Partien’’ (Partitas), sugiriera que su estilo debía estar de acuerdo con la tradición alemana.

Los conciertos de Brandeburgo deben su nombre a la dedicatoria…

Ver la entrada original 537 palabras más

Anécdotas musicales I

Grupo de cámara Acantun

anecdota1El pianista y compositor alemán Moritz Moszkowski era famoso por sus palabras de aliento hacia los pianistas. Una vez dijo: ‘’Es una suerte que existan los profesores de piano. De otro modo los pianistas podrían llegar a tocar demasiado bien.’’

El compositor Anton Rubinstein, a quien no debemos confundir con Arthur Rubinstein, era un excelente pianista. En una ocasión decidió dar un concierto acompañando al gran violinista Leopold Auer. Durante los ensayos, Auer le dijo a Rubinstein: ‘’Por favor, no toques tan fuerte, que no me oigo’’. Rubinstein le contestó: ‘’No sabes la suerte que tienes’’.

He aquí una anécdota que quizá solo sea un chiste. En una ocasión se encontraban juntos Karajan, Karl Böehm y Willhem Fürtwangler. Este último dijo: ‘’Pues sí, amigos míos, creo que soy el mejor director del mundo.’’. ‘’Perdón. –repuso Böehm- El otro día tuve un sueño. Dios me apuntó con su dedo y me…

Ver la entrada original 499 palabras más