Concierto para piano n º 5 en mi bemol mayor op. 73 (Emperador) de Ludwig Van Beethoven con la Filarmónica de Viena dirigida por Leonard Bernstein. Mvt. 3. Rondo: Allegro Biografía: Krystian Zimerman

Concierto para piano n º 5 en mi bemol mayor op. 73 (Emperador) de Ludwig Van Beethoven con la Filarmónica de Viena dirigida por Leonard Bernstein. Mvt. 3. Rondo: Allegro Biografía: Krystian Zimerman Born: December 4, 1956 – Zabrze, Polonia . El pianista polaco excepcional, Krystian Zimerman, comenzó a estudiar piano a los 5 años con su padre, el también pianista. Dos años más tarde se convirtió en un estudiante de Andrzej Jasiński, con él más tarde estudió en el Conservatorio de Katowice hasta completar su formación. En 1973 ganó los máximos honores en la van Beethoven Concurso Internacional de Piano Ludwig en Hradec Kralove. En 1975 ganó el 1er premio en el Concurso de Piano Fryderyk Chopin Internacional de Warasaw, que lanzó su carrera internacional. Artur Rubinstein Zimerman invitó a París en 1976, y esto sería muy importante para el desarrollo de la joven artista. Krystian Zimerman luego jugó con gran éxito en Munich, Londres, París y Viena. En 1976 fue solista de la Filarmónica de Berlín. Hizo su primera aparición en Estados Unidos en 1978, y posteriormente realizó una gira por todo el mundo con gran éxito de crítica. Ha actuado con numerosas orquestas excepcionales y ha trabajado con algunos de los directores más destacados del mundo, entre ellos Claudio Abbado, Leonard Bernstein, Pierre Boulez, Herbert von Karajan, Bernard Haitink, Seiji Ozawa, Lorin Maazel, Riccardo Muti, Zubin Mehta, André Previn, Stanislaw Skrowaczewski y Simon Rattle.

Anuncios

Mapa Conceptual de las diferencias entre el Clave y el Piano

Mapa Conceptual de las diferencias entre el Clave y el Piano

“Clavicembalo per tocare piano e forte” así es como en el año 1700, Bartolomeo Cristofori denominó a lo que nosotros conocemos en la actualidad como piano.
Lo “único” que Cristofori hizo fue sustituir el mecanismo de martinetes del clave (púas) por el de los martillos lo que permitió al intérprete realizar matices de intensidad: pianos e fortes.
Cristofori había inventado el piano y con ello provocaría la paulatina desaparición del clave.
En este mapa conceptual realizado por  la profesora Mabel Presno, podéis ver las diferencias entre el piano y “su padre”, el clavecín.

El hombre que inventó el jazz

El hombre que inventó el jazz

Jelly Roll Morton

Jelly Roll Morton

En muchas obras literarias o cinematográficas, dentro de un contexto de ficción aparecen también personajes que realmente han existido y que no siempre salen bien parados en ese relato imaginario. Eso fue lo que ha ocurrido con Antonio Salieri, convertido en un asesino primero por Aleksandr Pushkin, en su pequeña tragedia Mozart y Salieri, y luego por Peter Schaffer y Milos Forman, respectivamente guionista y director de la película Amadeus, inspirada a su vez en una obra teatral del mismo guionista.

También le ha pasado a Jelly Roll Morton, uno de los más importantes pianistas de jazz de todos los tiempos, presentado como un villano engreído por Alessandro Baricco en su monólogo teatral Novecento, llevado a la gran pantalla por Giuseppe Tornatore con el título La leyenda del pianista en el océanopelícula de la que hablamos ya hace cuatro años.

En un primer momento se puede suponer que los autores de esas obras se ensañan con estos dos grandísimos músicos por tenerles ojeriza y por cierta falta de documentación histórica. Sin embargo esto no es cierto en ninguno de los dos ejemplos, pues ambos tienen su explicación que se apoya en hechos o situaciones reales. En el caso de Salieri, ya lo contábamos en otro post, se debía a la demencia que sufrió el compositor italiano durante sus últimos años, por la cual se obsesionó con la idea de haber asesinado a Mozart.

En cuanto a Jelly Roll, cuyo verdadero nombre era Ferdinand Joseph LaMothe, realmente se caracterizaba por cierta soberbia y un egocentrismo tal que le llevó hasta a autoproclamarse “el inventor del jazz”, una afirmación que, más que admiración, le valió la antipatía y hasta las burlas de gran parte de sus colegas, además de las de muchos aficionados a este género musical. Por otro lado, lo que sí parece comprobado es que fue el primero en publicar una pieza de jazz, Jelly-Roll Blues, que grabó en 1924 en solitario con su piano y volvió a grabar dos años más tarde con su grupo Red Hot Peppers. Naturalmente estos rasgos desagradables de su carácter no restan un ápice a su valía como pianista y compositor, ni a la importancia que tuvo en el desarrollo del pianismo jazz, aunque sí explican la razón por la cual un intelectual de profunda cultura musical como Baricco (imprescindible su L’anima di Hegel e le mucche del Wisconsin, un ensayo sobre la relación entre músicos y público en la modernidad) eligió incluir en su monólogo a una persona real cuando todos los demás personajes son inventados, y encima para atraer sobre él todas las antipatías del público al enfrentarlo en un duelo musical con el tierno y cándido Novecento, el protagonista de la historia, interpretado magistralmente por Tim Roth.

Las tres piezas que toca Jelly Roll Morton en la película, interpretado por Clarence Williams III(quien por cierto es nieto de Clarence Williams, otro de los legendarios pianistas de jazz de comienzos del siglo pasado), son Big Foot HamThe Crave y Fingerbreaker, todas obras del mismo Jelly, aunque arregladas por Ennio Morricone, el autor de la banda sonora, ganadora de un Globo de Oro. En el siguiente vídeo podemos escuchar The Crave ―cuya partitura podéis descargar gratuitamente en la wiki del Proyecto Petrucci, que también ofrece la de la mencionada Jelly-Roll Blues― en la versión original del mismo autor.

Jelly Roll Morton, muerto hace exactamente 72 años, nos dejó muchas más grabaciones. En el canal generado automáticamente por YouTube con los vídeos subidos por los usuarios, actualmente hay 2.190 que contienen su música, algunas de las cuales son originales, como es el caso de la que citábamos anteriormente: The Original Jelly-Roll Blues en la versión de 1926 con los Red Hot Peppers.